Un lugar para amar, sonreir, divertirse, bailar, cantar. Jeri es una villa que nos sorprende además de con su belleza. Es estimulante, encantadora. En sus calles de arena las lenguas de todas partes del mundo se mezclan, dialogan, Jeri es Kitesurf, Jeri es Windsurf. Jeri es Capoeira. Yoga. Zumba. Pilates.

Jeri también es noche. Tiene forró a la luz de la luna, xote arrasta pé para no dejar a nadie parado sobre el brillo de las estrellas. Jeri también es Samba de raíz. Tiene música en vivo, hoteles glamorosos, bares transados, restaurantes fantásticos.

Jeri es pie en el suelo. Sin postes de iluminación, para no opacar la luz de la luna e las estrellas, los turistas circulan por sus callecitas de arena sin interferencias visuales, tiene un toque muy relajado.